Enfermedades periimplantarias: cómo prevenir su aparición - Clínica Beiro
1044
post-template-default,single,single-post,postid-1044,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.4,wpb-js-composer js-comp-ver-6.8.0,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-1015

Enfermedades periimplantarias: cómo prevenir su aparición

enfermedades periinplantarias

12 Nov Enfermedades periimplantarias: cómo prevenir su aparición

Ponerse implantes dentales permite volver a recuperar la sonrisa y tener el mejor reemplazo posible del diente natural; sin embargo, pueden aparecer las llamadas enfermedades periimplantarias que lo dañen completamente.

Estas enfermedades afectan a los tejidos que soportan los implantes y pueden tener consecuencias graves si no se tratan a tiempo. Por este motivo, hay que aprender a prevenir su aparición para minimizar los problemas y mantener los implantes durante el mayor tiempo posible.

¿Qué son las enfermedades periimplantarias?

Una enfermedad periimplantaria es aquella que puede afectar a los implantes dentales y a los tejidos de alrededor. Suelen aparecer por malos hábitos de higiene dental entre los que se incluye el tabaco o la mala higiene bucodental del día a día.

Entre ellas destacan la mucositis periimplantaria y la periimplantitis.

Mucositis periimplantaria

La mucositis periimplantaria es una enfermedad reversible. Es similar a la gingivitis y aparece en forma de inflamación y enrojecimiento de la encía.

Para tratar esta afección, suele bastar con una buena higiene dental y una limpieza en profundidad. En cuanto la zona es tratada, la encía recupera su estado normal y el implante no corre ningún peligro.

Periimplantitis

En este caso, la periimplantitis es el equivalente a la periodontitis en un diente natural. En este caso, los síntomas no solamente se limitan al enrojeccimiento y la inflamación, sino que derivan en el daño de los tejidos que rodean al implante, incluyendo el hueso maxilar.

Si se trata a tiempo, puede ser una enfermedad periimplantaria reversible; sin embargo, si no se trata puede derivar en un daño permanente del hueso maxilar. En los casos leves basta con una buena limpieza, pero en los casos avanzados a veces es necesario el tratamiento quirúrgico para poder recuperar la salud dental.

Prevención de enfermedades periimplantarias

Si quieres mantener tus implantes en buen estado, lo mejor es la prevención. Si consigues prevenir la mucositis y sobre todo la periimplantitis, tu implante apenas requerirá de mantenimiento y funcionará exactamente como un diente normal.

Para hacerlo, simplemente sigue el siguiente tratamiento preventivo:

Cepillado diario de los dientes

El cepillado diario de los dientes es fundamental para mantener una buena salud bucodental en todos los casos y todas las edades. Eso sí, cuando tienes implantes es aún más importante hacerlo.

Cepíllate los dientes después de cada comida y hazlo a fondo, llegando a todas las partes y tomándote tu tiempo. Utiliza un dentífrico de confianza y una buena técnica de cepillado recomendada por tu dentista, además de usar un cepillo correcto. Un implante se cepilla de una forma similar a un diente natural, así que tendrás que usar ningún método de limpieza especial.

Usa hilo dental y cepillos interproximales

Muchas veces el cepillado diario no es suficiente para mantener una higiene bucal óptima y prevenir las enfermedades periimplantarias. Eso es porque se suelen quedar restos de comida entre los espacios de los dientes y del implante, favoreciendo la aparición de placa bacteriana y sarro. No sirve de nada cepillarse los dientes si no eliminas estos restos de comida, pudiendo aparecer las enfermedades igualmente.

Para ello, utiliza hilo dental y cepillos interproximales para llegar a todos los huecos. De nuevo, tómate tu tiempo y asegúrate de no dejar ningún resto de comida.

El tabaco y su relación con las enfermedades periimplantarias

Si tienes un implante dental es importante no fumar. El tabaco puede destruir no solo tu implante, sino tus dientes naturales, ya que es un hábito realmente dañino.

Por este motivo, deberías reducir el consumo de tabaco o incluso dejarlo completamente si quieres evitar la aparición de estas enfermedades.

Visita a tu dentista cada 6 meses

Para evitar la aparición de estas enfermedades, es importante visitar al dentista al menos cada 6 meses. Estas revisiones rutinarias ayudarán a detectar cualquier posible patología que se haya detectado, pudiendo actuar a tiempo.

Visita a tu dentista de confianza dos veces al año y sigue sus recomendaciones al pie de la letra. Si le haces caso, podrás prevenir estas enfermedades y mantener tu boca siempre sana. Asimismo, si te detecta alguna enfermedad, el tratamiento será poco costoso y rápido, ahorrándote mucho dinero a largo plazo y evitando molestias innecesarias.

No dejes pasar las enfermedades periimplantarias

Hay veces en las que una visita cada 6 meses al dentista no es suficiente para mantener los implantes en buen estado. Por este motivo, debes estar muy atento a síntomas como el sangrado de las encías, el dolor o el enrojecimiento. Un implante dental no debe doler más allá de la primera semana y si eso ocurre es que algo va mal.

Recuerda que detectar la enfermedad a tiempo te ayudará a prevenir costosos tratamientos quirúrgicos y a mantener una buena salud bucodental. Por este motivo, no dudes en visitar al dentista antes de 6 meses si notas algo raro.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Abrir chat